Festa da Divina Misericórdia

A grande Festa da Divina Misericórdia vai acontecer no primeiro Domingo depois da Páscoa. Sabemos que o Diário de Santa Faustina tem quatorze passagens nas quais Nosso Senhor insiste que a “Festa da Divina Misericórdia” seja estabelecida pela Igreja. Este dia é o dia da graça para todas as pessoas, especialmente para os grandes pecadores.

 “Essa Festa saiu do mais íntimo da Minha misericórdia e está aprovada nas profundezas da Minha compaixão” (Diário, 420).

Trazendo grande alegria para todas as pessoas, o Papa João Paulo II atendeu à ordem de Jesus. No dia 30 de Abril de 2000, ele declarou que o Domingo depois da Páscoa deve ser celebrado através do mundo como “Domingo da Divina Misericórdia”.

Uma das preparações para a Festa da Divina Misericórdia consiste em rezar a Novena da Dívina Misericórdia em cada um dos nove dias, começando na Sexta-Feira Santa até o sábado seguinte,  na véspera da Festa da Divina Misericórdia. Esta novena que o próprio Jesus Cristo pediu à Santa Faustina, dizendo:

Desejo que, durante estes nove dias, conduzas as almas à fonte da Minha misericórdia, a fim de que recebam força, alívio e todas as graças de que necessitam nas dificuldades da vida e, especialmente na hora da morte. Cada dia conduzirás ao Meu Coração um grupo diferente de almas e as mergulharás nesse oceano da Minha misericórdia. Eu conduzirei todas essas almas à Casa de Meu Pai. Procederás assim nesta vida e na futura. Por Minha parte, nada negarei àquelas almas que tu conduzirás à fonte da Minha misericórdia. Cada dia pedirás a Meu Pai, pela Minha amarga Paixão, graças para essas almas.”

Eu (Santa Faustina) respondi: “Jesus, não sei como fazer essa novena e que almas conduzir em primeiro lugar ao Vosso compassivo Coração. E Jesus  me respondeu que  dirá, dia por dia, que almas devo conduzir ao Seu Coração” (Diário, 1209).

Nesta Novena, nós rezamos pelas intenções que Nosso Senhor Jesus Cristo indicou, rezando cada dia por um grupo de almas que Ele quer trazer ao Seu Coração. Esta Novena prepara nossa alma para a Festa da Divina Misericórdia.

       Conheça mais sobre a devoção à Divina Misericórdia

                                      Participe Aqui da Novena da Divina Misericórdia




                    LA FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA
                                                            ( José Miguel Riveros Castillo - Colômbia)

jesus_misericordioso

Según el deseo de Jesús, la fiesta de la divina Misericordia debe celebrarse el primer domingo después de Pascua. Esto para subrayar la estrecha unión que existe entre el misterio pascual de la salvación y la fiesta. De hecho, la liturgia de ese día alaba a Dios, en particular, en el misterio de su misericordia.

            La fiesta de la divina misericordia debe ser, además, un día de gracia para todos los hombres, ya que Cristo ha vinculado a esta fiesta grandes promesas. La mayor de ellas se relaciona a la santa Comunión: recibiéndola se obtiene la remisión total de los pecados y de los penas temporales, es decir, se recibe la misma gracia del Bautismo. La importancia de esta fiesta consiste en el hecho que todos los hombres aun aquellos que se convierten en ese día, pueden pedir todas las gracias que corresponden a la voluntad de Dios.

Dijo Jesús a Sor Faustina: <la Fiesta de la Misericordia. Deseo que la fiesta de la Misericordia sea la salvación y el refugio de todas las almas, sobre todo de los pobres pecadores. En este día se abren las entrañas de mi Misericordia; derramaré todo el océano de mis gracias sobre las almas que se acerquen al manantial de mi misericordia>>.

<la Confesión y a la santa Comunión, recibe el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día se abrirán todos los canales por los cuales corren las gracias divinas. Que nadie tema acercarse a mi, aun cuando sus culpas fuesen como escarlata>>.

<>, dijo Jesús.

ORACION PARA LAS TRES DE LA TARDE

A LA

DIVINA MISECORDIA

<>

<<Es una hora de inmensa misericordia para el mundo entero>>

Cristo desea que cada día se honre el instante de su agonía en la cruz(a las tres de la tarde), cuando – como Él dijo - <>. Desea, por tanto, que en ese momento se medite su dolorosa Pasión, porque en ella se apareció en modo más claro el amor de Dios hacia los hombres; desea que se adore y glorifique la misericordia de Dios y que por los meritos de la Pasión de Jesucristo se imploren gracias para si mismos, para el mundo entero y sobre todo para los pecadores.

<la Beata Faustina – y si no puedes hacerlo, entra por lo menos un instante en la capilla y honra mi corazón que en el Santísimo Sacramento está lleno de misericordia. Y si no puedes ir a la capilla, por lo menos por un instante recógete en oración allí donde te encuentres>>.

<>.

La oración en la hora de la misericordia está estrechamente vinculada a las tres de la tarde y debe ser dirigida a Jesús.

                                       

“CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, AMEN, ALELUYA.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy el pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve maría, llena eres de gracia, el ser es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María madre de Dios y Madre nuestra, rogad por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

CREDO: Creo en DIOS padre todo poderoso, creador del cielo y la tierra, creo en Jesucristo su único hijo, nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucito dentro de los muertos, subió a los cielos, y está sentado a la derecha de DIOS Padre Todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos, creo en el Espíritu Santo, la Santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y en la vida eterna. Amén.

Nota: Se reza como un rosario.

(Como el padre nuestro) (1 vez) y durante 5 oportunidades.

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación (apropiación) de nuestros pecados, los de mi familia y los del mundo entero.

(Como el Ave María) (10 veces) y durante 5 oportunidades.

 

·         Por su dolorosa pasión.

·         Ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Al final. (3 veces)

SANTO DIOS, SANTO FUERTE, SANTO INMORTAL, TEN PIEDAD DE NOSOTROS, DE MI FAMILIA Y DEL MUNDO ENTERO

 

JESUS EN TI CONFIO.

Se pide por la salvación de las Almas del Mundo, especialmente por las más necesitadas de la misericordia de DIOS. Y si tenemos una necesidad personal o cercana, en esta hora que es la hora de la Divina Misericordia, nuestro Señor JESUCRISTO te ayudara a resolverla”. Por ser la

 

 

 © Copyright 2009 - Paróquia São José Operário - Av. Buritís Qd. 603 Lt. 23 - Recanto das Emas-DF - Telefone: (61) 3404-1579 
    Todos os direitos reservado

 

  Site Map